Consejos para preparar carne a la barbacoa en su punto

carne en su punto

La llegada del buen tiempo es un momento idóneo para organizar reuniones con los amigos realizando una apetitosa barbacoa, presentándose una buena oportunidad para los amantes de las buenas carnes de disfrutar estas en su esencia, de modo natural y con un acabado exquisito. Sin embargo es importante conocer algunos aspectos sobre el asado de carnes a la barbacoa para saber cómo prepararla y sacar el máximo partido de la carne.

El primer aspecto para poder cocinar carne en su punto es tener la parrilla limpia. De esta forma la carne no se pegará ni tomará sabores desagradables. Una vez limpia debe ponerse la parrilla sobre la llama para que se caliente y también de esta manera se higienize eliminando cualquier microorganismo.

Seguidamente es necesario disponer de una brasa uniforme y duradera, ideal para cocinar las carnes. El carbón vegetal es una excelente opción, ya que es fácil de manejar y entrega una brasa muy aceptable. La encina ofrece una brasa de gran calidad y larga duración, por lo que es idónea para piezas de carne grandes o barbacoas con mucha concurrencia.

La mayor parte de las piezas pueden sazonarse y especiarse directamente en la parrilla, sin embargo si se quiere un sabor y aroma más acentuado, debe especiarse previamente. Sin embargo no es aconsejable salar con antelación las piezas de carne, porque contribuye a su deshidratación perdiendo jugosidad la carne. Respecto al tipo de sal para la barbacoa, generalmente se usa la sal gorda para piezas grandes y sal menuda para las más pequeñas.

Sin embargo hay piezas de carne que aunque poseen mucho sabor, no son muy tiernas y es necesario marinarlas previamente con un aliño de aceite, especias, vinagre o vino, para conseguir ablandarlas y obtener resultados óptimos.

Cerdo, ternera, cordero y pollo son carnes idóneas para cualquier tipo de parrilla, aunque no todas sus piezas. Las carnes fibrosas son más adecuadas para estofado. Para conseguir mayor jugosidad y que no pierda jugo la carne es conveniente darle un golpe de calor, acercando la pieza más cerca del fuego, de forma que cree una especie de costra que evite el sudado de la carne y después dejar que se haga lentamente.

No debe pincharse la carne ya que perdería su jugo, para comprobar el grado de cocción puede apretarse y comprobar su textura. Para cocinar la carne en su punto debe darse la vuelta a la pieza cuando empieza a variar su color. Primero se pone hacia abajo la parte de la carne que posee hueso y con piel en el caso del pollo.

La carne asada a la parrilla tiene el sabor más genuino y natural, pero también puede acompañarse de salsas para mayor diversión y disfrute.