Cuando hablamos de barbacoas de carbón estamos hablando de las barbacoas más tradicionales, que  no solo se pueden alimentar de carbón,  si no que también se suelen usar con la leña, y  cumplen el principio básico de las barbacoas, la preparación de los alimentos  a  través de la combustión de material fósil sea carbón o leña que tras ser quemada, con los restos incandescentes (brasas) se cocina lentamente con el calor que desprenden las mismas.

Quizás sea por este motivo que las barbacoas de carbón sean las que dan un sabor más exquisito a nuestras comidas.

Pero por otro lado las barbacoas de carbón también son las más sucias y engorrosas de limpiar,  por culpa del ollín y ese color negro característico del carbón.

Por eso quizás  las barbacoas de carbón sea el tipo más indicado para todas aquellas personas con tiempo y dedicación a la preparación de sus comidas a la  brasa, a las que les gusta cocinar y obtener un resultado óptimo.

Las barbacoas de carbón originalmente, eran propias de las barbacoas de obra, pero la aparición con el tiempo de las barbacoas prefabricadas, han incorporado modelos versátiles que permiten la cocinación tanto con carbón como con leña.

Además poco a poco el carbón ha ido relevando el puesto a la leña, porque presenta ventajas frente a ella, como que no es necesario esperar a que la leña arda para generar las brasas, sino que con el carbón simplemente le prendemos fuego y ya está, además el carbón mantiene el calor y se consume más lentamente que la leña.

En definitiva el tener una barbacoa de carbón es sinónimo de preparar unos buenos asados, de la manera más tradicionales.